Inventar a una mujer - Olga Mater

Olga Mater

“INVENTAR A UNA MUJER”

Lic. Máter Olga Mabel info@olgamater.com

  “… te traje un dibujo una mujer que inventé recién hecho para vos…” Comienza Luis así, una sesión luego de la internación. Decisión de intervenir en un momento en que ni el análisis, como las actividades de Hospital de día ni su modo de circular en la institución pudo contener ni acotar el cuadro de descompensación psicótica; con un desplazamiento del sistema delirante como la no administración de la medicación diaria, siendo que la descompensación de la estructura en su forma clínica ya contaba con veinte años de antigüedad; sin ser internado hasta esa decisión. Internación de la cual egresa con el pasaporte que el padre le ofrece regresando del exilio a su medio loquero familiar en que los tres, padre e hijo Luis, y su madre conforman; para los cuales tanto la institución como sus profesionales dan cuenta de un espacio de referencia como pertenencia, acudiendo en busca nuevamente nos solo de la atención sino de la contención frente a la situación que ellos, particularmente los dos Luis construyen. De este modo Luis concurre nuevamente a sus tratamientos, con indicaciones acerca tanto de la medicación, entrevistas familiares, como las sesiones, incorporándose a ellos con el mismo cuadro por el cual se lo internó pero con la experiencia de esos días del exilio. “Recién hecho para vos” así constaba en el mismo dibujo, (ver copia adjunto) reinicio de su producción como “dibujante” una de las maneras en que anteriormente se representaba; “para vos una mujer inventada” señala por un lado la dimensión transferencial de este momento en particular como acerca de lo erotómano del delirio (real) pero ya no solo a través de su campo simbólico sino también sostenido por lo imaginario de su producción. Sistema delirante que en el transcurso del análisis fue modificándose desde las primeras entrevistas en que expresaba:”tengo el coeficiente intelectual más alto … yo sé lo que todos piensan y nadie puede conmigo…”al delirio compartido con su padre en relación a los vecinos, como la alucinación auditiva “maricón” que se le impone, interpretación delirante que enunciaba: “eso pasa porque de chiquito mi papá me dio mucha ruda macho los vecinos se enteraron y todo empezó ahí… yo no soy maricón soy impotente…”. Interpretación que en el trabajo analítico, por diferentes sucesos violentos que lo impulsaba dicha afirmación alucinatoria, se intenta acotar a través de su “impotencia”, como de su “dibujante”; conmoviendo la alucinación lo cual le posibilita trabajar una semana, no perseguirse con los vecinos sino relacionarse con ellos a través de sus dibujos los cuales vendía a $1,25.- el valor de un paquete de cigarrillos, de este modo realiza una superproducción de dibujos (ya no por calidad sino por cantidad de los mismos tanto en la actividad correspondiente como fuera de ella) a consumir compulsivamente cigarrillos, demandar dinero abandonando la medicación, los dibujos y sus escritos. Desalineado, transgresor, vinculándose en los diferentes espacios a la manera del “loquero familiar”, provocando situaciones y hechos de rivalidad, particularmente actuaciones dirigidas a mujeres, del barrio (de 14 a 17 años), de C.A.M.P.I. : pacientes, secretarias, Colegas, hasta mi persona por ejemplo mensajes telefónicos con la siguiente estructura: 1°) Olga mañana te veo venite vestida de cuero 2°) Olga llamo para joderte es lo que mejor me sale 3°) Olga olvidate de todo lo que te dije; “el cuero” para Luis marca un rasgo que lo excita y lo conduce a la masturbación, al igual que su frecuente asistencia al cine pornográfico. “… ahora las pibas me miran como hombre no como marica antes con lo de maricón ahora no nada que ver me miran como hombre” (pasaje del “maricón” al “declarate”). “… ayer una chica me dijo declarate declarate de verdad te digo… en el colectivo viajamos juntos con las mujeres nunca me pasó esto se me despertó el sexo tengo miedo de hacer daño a alguien tengo miedo a ellas no!!! Porque son hijas de Dios pero tengo miedo intername ayer salí a caminar (se ríe) a buscar mujeres compuse una canción ¿ sabés cómo se llama? desengaño amoroso… ¿ves porque tengo miedo? Intername.” A su regreso expresó: “tuve dos noches sin dormir no ando bien allá me pelié por cigarrillos… una paciente C. de 50 años me iba a presentar a la hija (se ríe) de carne somos la morocha me quiere vos me salvaste la vida por vos no soy alcohólico hace ocho años que no tengo pareja quiero tener una novia mi problema fue la cerveza nada más”. A unas pocas semanas trea a sesión el dibujo mencionado “recién hecho” posteriormente dice: “dibujé tres mujeres son todas inventadas lo que sale Marcela me daba boliya fue cuando me dijo declarate me trastoqué del todo vine y te pedí que me internes con la experiencia de ocho días alcanzó con el declarate sentí que me convertí en hombre cuando la seguí la primera vez casi me trompea el padre me está cansando lo de declarate declarate…”.

“…pasó que ella movió el pie y diciendo ¡a ver cuando apurás el trámite! Yo la miré y le dije mirá tengo $ 3.- no puedo invitarte a tomar un café yo no puedo apurar los trámites! La voy a dibujar….” Trámites que por estructura no puede realizar, ¿inventar una mujer o mujeres, con ciertos trazos que le pueden ser disponibles trabajando “su dibujante” como un intento de anudar a la manera de un synthome para posibilitar si fuera posible, ¿cierta reducción de aquello que le retorna desde lo real? Apuesta del análisis por tramitar.

………………………………………………..

Lic. Olga Mabel Máter

error: Content is protected !!